Diciembre: Gracias por estar

Diciembre: Gracias por estar

No puedo creer que ya hayamos llegado a diciembre. Creo que es una sensación que todos tenemos siempre en esta época, como si hubiéramos cerrado los ojos en enero y de pronto al abrirlos hubiéramos llegado por arte de magia al final del año.  Un millón de emociones se mezclan, porque los finales siempre traen esa mezcla de nostalgia por lo que sucedió, y expectativas por lo que vendrá. No importa en qué etapa de nuestra vida estemos, es imposible escaparse del efecto diciembre. Planes apresurados para ver a todas las personas importantes, listas interminables de tareas que cumplir antes de año nuevo, regalos y comidas a toneladas. Sí, diciembre es un mes cargado de emociones y pendientes. Pero me gustaría que por un ratito nos focalicemos en lo más importante, las personas.

Creo que si hay algo por lo que siempre lucho, en cualquier mes del año pero mucho más en diciembre, es por tener tiempo para estar con la gente que quiero. La rutina y las obligaciones son mis mayores enemigas, y muchas veces tengo que hacer malabares para vencerlas. Desde hace varios años entendí que no hay mejor regalo que puedas hacerle a alguien que darle tu tiempo y tu atención. Es por eso que cualquier situación, buena o mala, es excusa para un encuentro con mis amigas y mi familia. Meriendas, salidas improvisadas, paseos, charlas en pijamas, hay un sinfín de momentos que son mis mayores tesoros durante el año.

Y así como yo trato de hacer lugar en mi agenda, sé el esfuerzo que hace cada una de las personas que está en mi vida para generar ese encuentro. Porque esa reunión nos mantiene a flote cuando las cosas se tornan grises, potencia la alegría cuando suceden cosas buenas, hacen que las penas y tristezas sean más livianas, traen esperanza y armonía, acompañan los silencios y despejan dudas. Es increíble lo que una charla con un ser querido puede producir. Es por eso que es tan importante apropiaron de nuestro tiempo y no dejar que esos momentos desaparezcan.

Estoy tan agradecida por las personas que están en mi vida, las que conozco desde hace tiempo y las que conocí este año. Agradezco su amor, sus enseñanzas, sus risas, sus abrazos. Cada una modificó algo en mí, y ya sea que nuestros caminos sigan juntos o sólo compartamos el ahora, tienen un lugar por siempre en mi corazón. Porque a pesar de todos los obstáculos, las diferencias, la distancia, nos elegimos y nos acompañamos.

Por eso, la única lista de pendientes que deberíamos obedecer en diciembre es la siguiente:

  1. Estar con la gente que querés
  2. Compartir con la gente que querés
  3. Abrazar a la gente que querés
  4. Agradecer a la gente que querés
  5. Disfrutar con la gente que querés

➳ CALENDARIO DE DICIEMBRE

Finales, encuentros, tiempo, amor, cuando estaba planeando cómo poner todas estas ideas en el post de diciembre, tuve un  pedido especial de una amiga a la que le gusta Harry Potter tanto como a mí. Y entonces elegí la frase que está en el calendario, porque es de una parte de la historia en la que entendemos el peso que el amor, el tiempo y una persona pueden tener en la vida de otro.

Cuando conocemos a alguien nuevo/a no tenemos la certeza de cuánto tiempo será parte de nuestra vida, o cómo nos afectará el conocerlo/a. Por eso creo firmemente en trabajar día a día para construir puentes que nos acerquen y nos permitan formar lazos que duren toda la vida. Porque si hay amor, no importa el tiempo que pase, siempre podremos volver a encontrarnos.

 

Y como bonus, una canción que me gusta mucho para cerrar el año (y dedicada a todas mis pepitas de oro):

Don’t read the last page
But I stay when it’s hard, or it’s wrong
Or we’re making mistakes… ♥

 

¡Feliz diciembre!

¡Feliz fin de año!

Abrazos infinitos, y gracias por estar otro año más a mi lado.

S.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *