Todo lo que necesitás es amor

Todo lo que necesitás es amor

 

Dicen que todo lo que necesitás es amor. Yo agregaría, todo lo que necesitás es amor… en acción. Amor que abraza y que te contiene cuando todo duele demasiado. Amor que se queda incluso cuando es incómodo, cuando no es fácil, cuando lo único que puede hacer es mirarte a los ojos y decirte “estoy acá”. Amor que te dice las cosas de frente, sin vueltas,  las buenas y las malas, las que querés escuchar y las que no. Amor que te escucha sin interrumpirte, sin dejar de prestarte atención; que es paciente y sabe que tus pensamientos son un tesoro que estás compartiendo. Amor que te saque una sonrisa en medio de las lágrimas, que convierta el dolor en risas, que te ayude a reírte hasta que te duela la panza y la tristeza desaparezca.  Amor que respete tus silencios, que no tenga miedo de tus sentimientos, incluso de los más profundos; que te haga ver la luz cuando todo lo que veías era oscuridad. Amor que te tome de la mano y te guíe cuando perdiste el rumbo; que te ayude a levantarte cuando estás de rodillas en el suelo. Amor que te de respuestas sinceras, que no invente mentiras ni utilice frases hechas; que te hable con el corazón.  Amor que pregunte, que cuestione, que plantee otras posibilidades; que te abra la mente y abra su mente para encontrar nuevas realidades. Amor que crea y no destruye, que tome lo que la vida le presenta y lo convierta en canción, en lección, en bote salvavida, en refugio.  Amor que no se asuste de los obstáculos,  de los cambios que puedan presentarse; que sea flexible para poder adaptarse, pero que sea también fuerte para no desvanecerse. Amor que haga de la rutina una aventura, una anécdota que valga la pena ser recordada, un recuerdo que se mantenga vivo en tu memoria. Amor que te mire a los ojos, te trate con cariño y respeto y que te proteja de las tormentas. Amor que te ame incluso cuando no lo merezcas, cuando seas irracional o estés ausente; que sepa entender los pedidos de ayuda hechos en silencio; que esté a tu lado incluso cuando no sepas cómo pedirle que se quede.

Todo lo que necesitás es amor que te de un abrazo fuerte de oso panda.

Todo lo que necesitás es amor que se haga el tiempo para escucharte y acompañarte.

Todo lo que necesitás es amor que te valore y valore tu presencia en su vida.

Todo lo que necesitás es amor que te haga sonreír.

Todo lo que necesitás es amor que sea valiente y se quede.

Todo lo que necesitás es amor que te ame.

 

 

S.

“Aunque yo hablarar todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”

Corintios 13: 1-7

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *