Agosto: a mitad de camino

Agosto: a mitad de camino

 

¡Hola!

¿Cómo están? Espero que tengan un muy buen comienzo de semana.

Esta vez tardé un poco más de lo normal en preparar el calendario de agosto, creo que fue porque estaba en medio de un cambio y no encontraba las palabras que pudieran definir todo lo que estaba sintiendo. Y por mucho que quiero ser responsable y aplicada con mi blog, también quiero ser sincera y hablar desde el corazón, sin obligaciones más que mis ganas de compartir algo.

Estos días estuve cerrando una etapa de muchos años, y aún no puse el pie en el nuevo lugar en el que voy a estar, por lo cual digamos que estoy un poco en el limbo, como en pausa. Pero si de algo me sirvió bajarme de la vorágine de la rutina, fue para pensar un poco en esto de los finales y los comienzos.

Soy una ferviente fanática del “y vivieron felices por siempre”, en donde todo se soluciona y la gente termina junta y feliz. En ese pequeño espacio en mi cerebro que celebra los finales felices jamás se me hubiera ocurrido que los finales, así solos y simples, también pueden tener su grado de felicidad. Creo que siempre ligaba el terminar una historia con el hecho de quedarse en el mismo lugar, transformada/o, pero aún en el mismo lugar.

Y como si hubiera adivinado de alguna manera todo lo que estaba por venir, los últimos libros que leí hablaban de eso, de finales que no eran los típicos finales. ¿Cómo se puede ser feliz cuando algo no va a continuar? ¿Cómo entender que es parte de la vida que la gente deba separarse, y los lugares cambien, y las historias no tengan un cierre perfecto? ¿Cómo aceptar que a veces hay que decir adiós? Digamos que sin saberlo me estaba preparando para eso, para finales sorpresivos, pero no por eso menos emocionantes.

Porque el hecho de aceptar que a veces el futuro está en otro lugar, es parte de crecer. Saber lo que querés y lo que te merecés e ir por ello, aunque eso implique empezar de cero. Puede generar miedo, crear ansiedad, pero todo cambio nos impulsa hacia adelante, hacia el lugar en donde queremos estar.

Hoy pude dejar ir la tristeza que me generan las despedidas, porque entendí que todo lo que pasó, lo bueno y lo malo, me convirtió en quien soy hoy. Todos esos momentos que viví, las personas que conocí, los pequeños detalles y los grandes acontecimientos, se volvieron parte de mí y no importa dónde esté o con quién, todo eso va a estar conmigo siempre.

Hoy puedo agradecer por todo lo que aprendí, por todo lo que lloré y por todo lo que reí. Agradezco los abrazos, los retos, los golpes y las sonrisas. Agradezco las verdades que me movieron el piso y las palabras sinceras que estuvieron ahí cada vez que lo necesitaba. Agradezco lo afortunada que fui por cruzarme con personas tan distintas a mí que me ayudaron a ampliar mi cabeza, y a ver el mundo de formas distintas. Hoy celebro que no tengo ni idea lo que me espera adelante, pero que me emociona poder descubrirlo.

Porque hay que celebrar los comienzos y las despedidas, y todo lo que sucede en el medio. Porque los cambios no borran todo lo pasado, sino que lo abrazan y lo transforman en algo mejor.

Espero que ustedes también tengan motivos para celebrar.

Les dejo el calendario de agosto para que puedan descargar:

 

Agosto - Here Comes Sol

 

Que tengan una increíble segunda quincena de agosto.

Abrazos infinitos.

 

S.