Tan similar

Tan similar

 

Se ríe de la misma forma que vos.

Incluso tiene tu mismo color de pelo.

Estoy esperando que me abrace de la forma en que vos lo hacías,

para que los pasos solitarios vuelvan a encontrarse.

Todo se siente tan familiar,

que estoy a punto de preguntarte “¿Por qué te fuiste?”

Y luego comprendo que vos no estás,

y que tu recuerdo sigue jugando con mi mente.

Es que su risa es tan similar;

y mi sonrisa es tan similar;

y todo el mundo pierde gravedad,

porque por un momento todo está en su lugar.

Esa sensación de complicidad,

donde no hay secretos ni recentimientos.

Y por primera vez no te extraño porque estás ahí,

como si el tiempo no estuviera corriendo.

Ya no me duele tu silencio,

ni cuestiono tus pensamientos.

Me conformo con saber que nada cambió;

que aún puedo encontrarte en todo momento.

¿Sabremos alguna vez qué motivo nos alejó?

¿O seguiremos peleando batallas que no comprendemos?

Si tan sólo pudiera darte una razón.

Si tan sólo pudieras darme una razón.

 

S.